Hace algo más de siglo y medio, en medio del desarrollo de la sociedad industrial, nació el socialismo como un reclamo de igualdad y dignidad humana, como una defensa ante la crudeza y explotación en el trabajo, como una rebelión ante la exclusión social de la gran mayoría. Pronto se transformó en un proyecto político propio, en un instrumento ideológico para la acción, organizado en torno a partidos políticos y organizaciones sindicales del movimiento obrero.

Ninguna otra corriente o propuesta ideológica, ningún movimiento político puede presentar un balance semejante, ni siquiera aproximado. Ninguno ha sido capaz, al mismo tiempo, de mantener siempre una alianza con el progreso y los cambios, de impulsar desde su fundación la justicia social y defender en todo momento la libertad, la igualdad, el pluralismo y la democracia. La organización del Partido se inspira en los siguientes principios:


Nuestros valores

Democracia y estado de derecho

Manos levantadasComo forma de participación y corresponsabilidad de los y las militantes en la vida del Partido. El respeto a la libertad de conciencia y a la libertad de expresión.

Nuestro compromiso socialdemócrata nos identifica con la democracia y el bienestar social, como el modelo más justo e igualitario de convivencia .

Derechos humanos

En aplicación de nuestros principios y valores fundamentales, seguirán siendo seña de identidad y pilar básico de nuestra política exterior, la defensa y promoción de los derechos humanos y la legalidad internacional, la lucha contra la pena de muerte, y la extensión y consolidación de la democracia en todo el mundo.

Tolerancia

La sociedad española es cada vez más diversa, heterogénea y moderna, lo que la ha enriquecido.

Hay que asumir e integrar en nuestro quehacer político a las distintas maneras de ser y convivir en sociedad, lo que denominamos la integración de la diversidad y la interculturalidad.

Solidaridad e Igualdad

El nuevo socialismo abierto que debe protagonizar la nueva etapa del PSOE requiere una clara apuesta por la economía del bienestar y la sociedad de las oportunidades, apuesta que sólo será posible si estos procesos se implementan desde una democracia por y para toda la ciudadanía, desde instituciones públicas fortalecidas a través de la transparencia y la eficacia.

Apostamos por una sociedad de oportunidades permanentes para todos los ciudadanos y ciudadanas, independientemente de su origen, género, orientación sexual, condición social o territorio en el que vivan.

Defensa del bien común

bola del mundo rodeada de personasUna opción de progreso como la que representa el PSOE siempre debe perseguir que la política gobierne la economía, que el interés general disponga de mecanismos suficientes para prevalecer frente a los intereses privados particulares.

Lucha contra la desigualdad

También debe ser percibido como un partido político que está dispuesto a transformar la política, lo público, lo que es de todos, para afrontar los cambios sociales, culturales y económicos que nos ha tocado vivir, y hacerlo con tres objetivos prioritarios: la radicalidad democrática, la igualdad de oportunidades y la protección de los que más sufren la desigualdad.

Lucha contra la exclusión social, que disminuye la cohesión social y la calidad democrática.

Atender a la creciente población española en exclusión o en niveles de pobreza inaceptables para una sociedad decente.

Defensa de lo público y redistribución de la riqueza

Fortalecer lo público es mejorar los procedimientos administrativos, haciéndolos más ágiles y al alcance de todos y todas. Es convertir el Estado en un dinamizador de la sociedad, y no únicamente en su controlador.

Los partidos socialistas y socialdemócratas deben luchar por defender unos principios y propuestas que apuesten decididamente por la democracia económica, y por sentar las bases que hagan viable el modelo social europeo.

Participación y transparencia

El PSOE debe seguir avanzando en la calidad de nuestra democracia, a través de la consecución de un gobierno y administración abierta, transparente y participativa , que ponga sus decisiones al alcance de todos y que haga partícipe a la ciudadanía en esas decisiones con mecanismos sencillos, ágiles y asequibles.

El buen gobierno no sólo consiste en un gobierno más transparente, también en uno más participativo.

Manos levantadas

Educación universal, gratuita y pública

Los socialistas hemos pasado siempre por una educación de calidad, gratuita, pública y universal. Por lo tanto nuestra tarea como socialistas es defender y garantizar la escuela pública por encima de cualquier otro modelo de enseñanza para garantizar la igualdad de oportunidades.La igualdad es un derecho fundamental de las personas, que los hombres y mujeres socialistas debemos garantizar por los valores de justicia social que defendemos, pero, también, por razones de eficiencia económica.

La educación en el siglo XXI debe atender al derecho universal y gratuito de una formación cívica, crítica y democrática.

Sanidad pública, universal, gratuita y de calidad

Estetoscopio con ese mensajeReforma constitucional que incluya en el capítulo de derechos fundamentales el derecho a la protección de la salud y la cobertura del sistema sanitario público, igual para todos los ciudadanos y residentes.

Derechos sociales

Personas con pancartas de distintos derechos socialesAsegurar el derecho a la atención a las personas en situación de dependencia y promoción de la autonomía personal. Defensa de la Ley de Dependencia como cuarto pilar del Estado de Bienestar.

Un sistema público de pensiones sostenible y universal.

Hacer efectivo el derecho a una vivienda.

Honestidad

logotipo de honestidadLucha contra la corrupción. Tolerancia cero. Los corruptos, además de hacer frente a sus responsabilidades penales deben devolver lo robado.

Además hay que endurecer las inhabilitaciones para desempeñar cargos públicos, aumentar las penas y los plazos de prescripción para los delitos contra la Administración pública.

Derechos cívicos

La paridad, la igualdad entre mujeres y hombres, las políticas de conciliación de la vida laboral y familiar.

El reconocimiento de la contribución de la inmigración y su integración en la sociedad española, plasmada en el reconocimiento del voto en las elecciones municipales.

Laicidad del Estado.

El reconocimiento en plena igualdad del derecho de cualquier pareja al matrimonio y de la diversidad de modelos familiares.

Reactivación y mejora de la Ley de Memoria Histórica.

Defensa de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva.

Desarrollo sostenible y defensa del medio ambiente

Como seña de identidad de nuestro proyecto político, como elemento indisociable de nuestra apuesta por la igualdad y por la equidad a escala global.

Sostenibilidad significa durabilidad, estabilidad, armonía con la naturaleza, uso racional de los recursos, futuro y solidaridad.